www.drjaimeolivos.com

viernes, 21 de septiembre de 2012

Dulas aompañantes del parto.

Dulas y el Embarazo

Hoy en día y cada vez mas se destaca la función de una nueva categoría de mujeres que acompañan a mujeres durante el parto: se llaman dulas y no son médicas ni tampoco parteras, son simplemente auxiliares del parto. La palabra dula significa “la que sirve” y su función es contener y alentar a la parturienta. “La dula puede ayudar mucho en el acompañamiento durante el parto. A veces, aunque esté el esposo, él tiene sus propios miedos y necesidades y, en cambio, la dula está entrenada en apoyar a la mujer. Si la mamá dice ‘no puedo’, la dula dice ‘sí puedes, te conozco bien’.
Las Dulas han visto cómo se convierten en mamás las niñas que vio nacer, ha acompañado hasta cinco nacimientos de la misma madre, ha estado en alumbramientos de gemelos, conoció los partos de nalgas y de pies, que ya no se hacen, y ha sido testigo de los avances de la medicina en los partos.

Una Dula, es una de esas mujeres que acompañan a las embarazadas durante el parto, que usualmente no son médicas ni tampoco parteras, sino auxiliares de parto, y se encargan de alentar a la madre durante el alumbramiento. La palabra dula se deriva del griego antiguo que significa ‘mujer ayudando a mujer’ y se utiliza para referirse a una experimentada en el parto, posparto, lactancia y crianza.
La Dula es una verdadera compañera y su misión es ser una guía y, por eso, les cuentan a las madres qué va a pasar exactamente. Les enseñan un solo tipo de respiración para que estén seguras y se defiendan, les hacen relajación guiada para el momento del parto, para lograr el descenso del bebé y puedan dormir y descansar; además, les enseñan los signos de trabajo de parto y esto les permite entender qué pasa para que no se asusten con lo que sienten o ven, y les enseñan a saber cuál es el momento oportuno para salir para la clínica y que no sea una urgencia. Habla de la anestesia y la cesárea, también hace una clase práctica de pujo, otra de posparto y una de lactancia; no deja de lado la gimnasia, que facilita el trabajo de parto, disminuye molestias y ayuda a la recuperación posparto. 
Las Dulas en Colombia: El trabajo de las dulas ha sido parte de la historia de la humanidad, las madres siempre han tenido una mujer que las ha apoyado, aunque el término es más contemporáneo. Cualquier mujer puede desempeñar este papel siempre y cuando se entrene. No tiene que ser una profesional de la salud, porque no realiza tareas médicas, no diagnostica y tampoco receta. También hay dulos (hombres). Existen diferentes tipos de dulas: de parto, de posparto y de duelo. 
En Colombia, este oficio no está regulado por la ley, y oficialmente el entrenamiento apenas llegó a utilizarse el año pasado a través de la Dula Caribe. Antes de este certificado, una mujer aprendía de otra. Ya están certificadas más de 50 mujeres en Cali, Medellín, Bucaramanga, Manizales, Popayán y Bogotá. Hasta el año pasado, Colombia era el único país en el que no había certificación. La próxima se realizará en abril de 2013 y durará 5 días. El costo de la dula varía, puede estar entre 300.000 y 500.000 pesos. Cubre el apoyo desde antes del parto, con visitas de seguimiento para mirar cómo está la mamá y sus emociones, la presencia en el trabajo de parto y las visitas durante el posparto. 
Una de las misiones en Colombia de las dulas es establecer el tipo de parto y que la madre escoja, si quiere o no la inyección epidural o si está interesada en la episiotomía (incisión en la zona del perineo femenino) o si prefiere el rasgado natural cuando salga el bebé, y cosas sencillas como si requiere que le acerquen al bebé justo cuando nace. El pediatra neonatólogo Marshal Klaus ha demostrado que la presencia de la dula mejora la oportunidad de un parto vaginal natural, acorta el tiempo del trabajo de parto, reduce la necesidad de medicamentos para el dolor y recurrir a una cesárea innecesaria, y de episiotomía rutinaria, y hasta en un 60 por ciento el uso de la epidural, mejora la adaptación del neonato a la vida extrauterina, como la satisfacción de la mujer con el parto, la interacción de la madre con el infante y el inicio de la lactancia; además, disminuye la depresión posparto.